Manchakuypi Kay

EL  DELICIOSO PAN NUESTRO DE CADA DIA

VAYA QUE TIENE TODA UNA HISTORIA Y EL MEJOR  NO SE HACE EN FRANCIA 

Publicado: 2017-07-17

Por: Dennis Falvy   

La Redacción Mundo nos señala el camino a la creación del pan rebanado que venden en el supermercado, como se puede apreciar en la foto que adjuntamos como portada. 

Es un producto tan ubicuo que no te sorprende encontrarlo en las más pequeñas o remotas tiendas de esquina.  

Cuando tomas una bolsa con pan rebanado de una estantería en el supermercado ni siquiera te preguntas cómo ese producto llegó allí.

Parece sencillo, sobre todo cuando tienes en cuenta cuán larga es la historia del pan.

HACE 8.000 AÑOS

Ya se hacía pan, aunque sin levadura. La masa era una mezcla de semillas toscamente molidas que a veces contenía arena o tierra y dañaba los dientes al consumidor.

HACE 3.000 AÑOS,

Los egipcios empezaron a elaborar cerveza y descubrieron por casualidad que el residuo del proceso hacía que la masa leudara y mejoraba el pan.

A partir de entonces, todo dependió de la forma de moler y tamizar las semillas pues era eso lo que hacía la diferencia.

EN EL AÑO 100 D.C. l

Los egipcios les enseñaron a los griegos cómo hacer pan y sus habilidades se hicieron famosas. Los primeros registros de recetas de pan y productos de panaderos datan de la época del escritor griego Ateneo y el escritor romano Cato el censor.

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption.  Figurines encontrados en tumbas egipcias en los que se ve como hacían pan. Los egipcios metían escenas domésticas en sus últimas moradas para llevárselas a la vida del más allá.

Así que saber cómo hacer pan no ha sido problema desde hace mucho tiempo, de manera que para llegar a tener pan rebanado en las estanterías sólo se necesitaba...

1. Que a alguien pensara que era buena idea cortar el pan de antemano para venderlo

2. Que alguien inventara la máquina para poder hacerlo a gran escala

Nada particularmente complicado, aparentemente.

SÓLO QUE...

Hacer pan fue parte de la vida doméstica durante milenios.

En Estados Unidos, por ejemplo, en 1890 alrededor del 90% del pan era hecho en casa.

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption . Mujer vigorosamente mezclando la masa del pan.

Así que, para que pudiera suceder lo que dice el punto 1, habría que esperar hasta el siglo XX.

Fue entonces cuando comenzó a darse un cambio de actitud que hoy en día -con nuestra preferencia por lo artesanal y la nostalgia por la manera en que se hacían las cosas antes de la masificación- puede sonar algo disparatada.

Con la llegada del nuevo siglo, los estadounidenses se empezaron a preocupar por la pureza de su comida.

Lo curioso es que el asunto de mezclar, amasar y leudar en casa fue lo que les pareció más propenso a la contaminación.

El pan producido en serie, por el contrario, parecía más limpio: era hecho en plantas que resplandecían, se preparaba en máquinas y el gobierno regulaba la operación.

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption.  Por primera vez en milenios, el pan se dejó de hacer en casa.

Así surgió una de las condiciones necesarias para que emergiera la idea: la demanda de pan de fábrica.

La siguiente se derivaría de un problema.

PRIVACIÓN SENSORIAL

Cuando haces pan en casa, sabes qué le estás echando. Además, al hornearlo, la casa se llena de un irresistible aroma.

El pan de fábrica, en contraste, venía empacado de manera que no podías olerlo y era difícil verlo. Lo único que podías hacer era tocarlo, o más bien, apretarlo.

Eso hizo que la suavidad se convirtiera en la fórmula del éxito, así que los productores se enfocaron en encontrar las maneras más efectivas para producir pan cada vez más blando.

Llegó a ser tan blando que era difícil cortarlo en casa.

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption . Había máquinas manuales para cortar el pan en casa como ésta... Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES

Image caption ...y ésta.

Ahora sí estaban dadas las condiciones para que apareciera ese alguien a quien se le ocurriera que era buena idea vender pan en rodajas y que inventara la máquina para hacerlo.

JOYAS POR PAN

El concepto del pan rebanado se lo debemos a un inventor estadounidense llamado Otto Rohwedder.

Rohwedder era un joyero al que le gustaba inventar máquinas nuevas.

Cuando se le ocurrió que podía inventar una de uso comercial para cortar pan vendió sus tres joyerías y utilizó ese dinero para financiar su empresa.

Desafortunadamente un incendio en 1917 hizo cenizas los planos del prototipo. Las llamas retrasaron la salida al mercado de su invento diez años, pues tuvo que volver a buscar de dónde sacar fondos para seguir creando.

Sin embargo, en 1927 ya teníauna máquina que no sólo rebanaba el pan sino que también lo empacaba.

Derchos de autor de la imagen DOMINIO PÚBLICO Image caption. La de Rohwedder era una máquina automática industrial, con cuchillas que subían y bajaban. Esta es la patente que le otorgaron en 1932.  

Cumplido el punto 2. ¿Fin de la historia? No.

Lo que pasa es que, sorpresivamente, hay un punto 3.

3. QUE ALGUIEN QUISIERA VENDERLO

A pesar de que para 1930 las fábricas se encargaban casi completamente de la tarea antaño doméstica de hacer pan en EE.UU., y de que por hacerlo blando para venderlo era difícil cortarlo, a Rohwedder no le resultó fácil vender la solución a ese problema.

A los panaderos no les atraía mucho el concepto. Además, temían que, al cortarlo, se desmoronaría. O que si el pan ya estaba rebanado, se pondría viejo y duro muy rápido

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption.  Los panaderos no anticiparon el éxito que podía tener.

Para resolver ese último punto, Rohwedder sugería que pusieran unos palillos que mantuvieran las rebanadas juntas después de cortarlas. Pero a los potenciales compradores de su máquina les parecía inconveniente.

Luego repensó el empaque: si empacaba los panes recién rebanados con papel encerado, mantendrían su frescura.

A pesar de sus ideas, los panaderos no estaban convencidos de que a los clientes les importaba si el pan estaba rebanado o no, por lo que no les parecía que valiera la pena invertir en la máquina de Rohwedder.

Finalmente, una panadería de Chillicothe, Missouri, decidió darle una oportunidad.

¡Por fin!

En julio de 1928 la Chillicote Baking Company empezó a vender "Kleen Maid Sliced Bread".

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption.  Es sencillo y se presta para hacer cosas deliciosas.

Para sorpresa de muchos, pero no de Rohwedder, el pan rebanado tuvo un enorme éxito.

Las ventas de la panadería aumentaron en un 2.000%.

El fenómeno se extendió rápidamente.

En 1930, apenas dos años después del debut, Wonder Bread, una de las grandes fábricas de pan de EE.UU., estaba haciendo sus propias máquinas y distribuyendo pan rebanado por todo el país.

Rohwedder había podido patentar su máquina pero no el pan rebanado, así que otros se beneficiaron de su idea.

QUOTE

OFICIAL: EL MEJOR PAN DEL MUNDO NO SE HACE EN FRANCIA

Por : Stephen Evans BBC

son vínculos a páginas externas y abrirán en una nueva ventan

Derechos de autor de la imagen CLEMENTINE BEJAT SABINE SERRAD Image caption . Que el equipo surcoreano se impusiera en la Copa del Mundo de la Panadería fue sin duda un desaire para los franceses. El presidente francés, François Hollande, presenció la derrota.

Si lo que quieres es una baguette, crujiente y fresca, probablemente pienses que el lugar idóneo para comprarla es París.

Pero los resultados de la competición internacional de panaderos sugieren que esa idea podría estar equivocada.

Los ganadores del trofeo provienen de un país normalmente asociado a la col fermentada, no al pan.

Pero ya es oficial: el mejor pan del mundo se hace en Corea del Sur.

Derechos de autor de la imagen CLEMENTINE BEJAT SABINE SERRAD Image caption Algunas de las delicias del equipo surcoreano.

Y que el equipo surcoreano se impusiera en la Copa del Mundo de la Panadería fue sin duda un desaire para los franceses.

Al fin y al cabo, la competición se conoce como "el concurso más prestigioso de panadería" del planeta y para colmo se celebra el París, la capital de los comedores de baguette.

Y el propio presidente francés, François Hollande, estaba allí y atestiguó la derrota de sus connacionales.

Tuvo que ser difícil de asumir, aunque los ganadores no son completamente desconocidos en Francia.

Hace dos años la cadena de cafeterías surcoreana Paris Baguette se expandió más allá de su territorio y se estableció también en la capital gala.

Derechos de autor de la imagen CLEMENTINE BEJAT SABINE SERRAD Image caption.  Cada vez más hombres surcoreanos participan en cursos de cocina y concursos.

Y además de llevar Francia en el nombre, la empresa utiliza otros motivos franceses: su logo es la Torre Eiffel y el personal viste camisetas a rayas estilo bretón.

Corea del Sur pasó de ser un país basado en la agricultura a convertirse en una próspera economía industrial y lo hizo en 50 años, una transición mucho más rápida que la experimentada por Francia.

Y la calidad del pan coreano demuestra que ese cambio se está profundizando.

MÁS QUE PAN

Lo de Paris Baguette no tiene solo que ver con el pan, aunque eso tiene una clara importancia.

Es una compañía que se enfoca en construir la marca y en el estilo.

Los gustos surcoreanos están cambiando a medida que el poder adquisitivo está subiendo.

Derechos de autor de la imagen CLEMENTINE BEJAT SABINE SERRAD Image caption . Los gustos surcoreanos están cambiando a medida que el poder adquisitivo está subiendo.

Los gráficos indican que el consumo de trigo per cápita se eleva cada año mientras el consumo de arroz cae.

Este cambio en la dieta del arroz al trigo empezó cuando el país empezó a importar trigo de Estados Unidos para compensar la escasez de alimentos hace más de 40 años.

EE.UU. que tenía lazos con Corea del Sur, mató a dos pájaros de un tiro, llenando los estómagos vacíos de Corea con un producto de los agricultores estadounidenses.

HOMBRES COCINEROS

Las relaciones entre los sexos también están cambiando. Ahora los hombres cocinan más, al menos cuando se trata de lucirse en público.

Los tres panaderos que ganaron en París son hombres, la televisión de Corea del Sur está inundada de programas de cocina y los chefs famosos son invariablemente hombres.

La comida ha pasado de ser el combustible para el sustento a ser una fuente de placer y recreación. Los sábados por la mañana en Seúl se puede participar en concursos de cocina y, de nuevo, se pueden ver muchos hombres.

Uno de los participantes, K H Park, me dijo cómo se habría horrorizado su madre si lo viera en la cocina. "Cuando era un niño, un niño no podía ni siquiera acercarme a la cocina", dijo.

Derechos de autor de la imagen CLEMENTINE BEJAT SABINE SERRAD Image caption . La comida ha pasado de ser el combustible para el sustento a ser una fuente de placer y recreación.

Park pasa los 60 y se retiró hace cuatro años. Tiene una historia bien coreana. Se fue a trabajar en Mongolia durante cuatro años sin su familia y no le quedó más remedio que aprender a cocinar por su cuenta. Ahora, en el retiro, para él la cocina es un placer.

En el concurso de cocina, muchos de los platos elegidos por los competidores para mostrar sus habilidades son occidentales. Hay una tendencia hacia una cocina global donde la pizza y la carne y, por supuesto, el pan al estilo francés son prominentes.

CAMBIOS CULTURALES

Se pueden apreciar los cambios que están surgiendo con detalles como un adhesivo con la silueta de un perro.

El distintivo indica que en el café son bien recibidos los clientes que acudan con su can, que se han convertido en una especie de “accesorio” para muchos jóvenes y para las personas de cierto nivel económico.

Esto significa también que algunas tradiciones se están debilitando y algunos locales, donde antes se servía carne de perro, se han convertido en un bistró donde se sirve café.

A medida que la prosperidad cambia los gustos surcoreanos, estos restaurantes tradicionales de carne de perro están cambiando. Es de suponer que entran en conflicto con las costumbres occidentales.


Escrito por

dennis falvy

Economista de la Universidad Católica con un master en administración en la Universidad de Harvard; periodista en economía .


Publicado en