reconoce sus orígenes

EL BLUFF DEL INEXISTENTE AHORRO EN CHINCHERO

UNA ATROZ FINANCIERA VERGUENZA : INVENTADA POR ESTE GOBIERNO 

Publicado: 2017-03-07

Por:Dennis Falvy 

El que inicio la mentira del ahorro mediante una adenda al contrato del aeropuerto de Chinchero , fue el ministro de economía Thorne en el mes de enero pasado, al salir de un consejo de ministros. Dijo ante los periodistas que con una adenda al contrato con el Consorcio Kuntur se ahorrarían prácticamente US$ 590 millones y que la obra pasaría a tener la categoría de “Pública”. Fiel a lo que es el gobierno de los Peruanos por el Kambio, al día siguiente dijo que lo que dijo, pues no lo dijo y que entonces no era cierto.Mismo Cantinflas señaló que seguía siendo una APP.

Al toque se armó la trocatinta . Y no sólo por los 40 años en que se discute este proyecto, que algunos dicen que la localización no es la correcta sino mejor hubiera sido en en Anta o ampliar el actual del Velasco Astete ; sino que el contrato de la administración Humala era nocivo,lesivo a los intereses del país pero peor era ir al Ciadis en controversia y retrasar el mismo por 4 años. Amén del Lobby de la Blume y la Teullet y la gerencia de la hermana del premier Zavala, que hace poco tomó distancia; entre otras personas cercanas al presidente.

LA PIZARRITA ACRILICA

Y claro el propio Presidente PPK salió con su pizarrita acrílica en Palacio y dio las cifras ya famosas del supuesto ahorro. Se zurró en los US$ 70 millones que ya el Cusco había pagado ( algunos dicen que sobrevalorados) para gran parte de los terrenos en que se iba a hacer este aeropuerto.

UN GRUPO DENOMINADO PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Señaló entonces , que el presidente Pedro Pablo Kuczynski desde Palacio había dicho en un mensaje a la nación, que el Estado, de firmarse la adenda, sólo pagaría US$ 529.5 millones, de los US$ 1,120 millones que se tenía pactado inicialmente con la firma del contrato en el gobierno de Humala.

Señalaron entonces , que el titular del MTC, Martín Vizcarra, dijo en RPP que el contrato era beneficioso para el estado peruano porque ahora se evitaba pagar US$ 590 millones en intereses.

Asimismo, representantes del consorcio Kuntur Wasi dijeron que ellos no habían buscado sorprender al estado, pero éste asumirá el costo. Negaron cualquier riesgo crediticio.

Ante esta situación, el grupo Propuesta Ciudadana señaló que el argumento del ahorro proveniente del gobierno de PPK era carente de sustento, ya que “dicho costo es ficticio y el Estado no tendría por qué aceptarlo al ser producto de la mala calificación de la empresa en el mercado, no de las condiciones del mercado”.

“La decisión del gobierno de “salvar el proyecto” asumiendo el costo de la construcción del Aeropuerto, es una decisión política que atiende los reclamos que vienen desde Cusco, pero aparece como groseramente concesiva con la empresa concesionaria”, indicaron en un informe.

Y ENCIMA ENFATIZARON QUE

Esto debido a que Andino Investment Holding (AIH), que posee el 50% de acciones en el consorcio Kuntur Wasi, no goza de una calificación crediticia óptima. La clasificadora Fitch Ratings calificó la deuda de AIH con ‘B-’ que corresponde a una calificación “altamente especulativa”.

Según datos de Bloomberg, el margen EBITDA de AIH pasó de 23.8% en diciembre del 2015 a 14.9% en setiembre del 2016 y viene en caída desde diciembre del 2013.

“En el proyecto del Aeropuerto de Chinchero, los dos criterios centrales para la implementación de las APP (la asignación de riesgos y el valor por dinero) están en cuestión”, afirmaron.

Si es el Estado el que pone el dinero y no el privado, ya no es una APP, entonces, ¿por qué habría que permitirle administrar el aeropuerto por 40 años?

Una APP produce valor por dinero para el Estado cuando el privado asume el riesgo financiero y entrega la obra a menor costo y eficientemente ejecución sostuvieron.

EL EXMINISTRO SEGURA

• En El Comercio, en enero pasado, Alonso Segura Ex ministro de Economía y Finanzas acotaba :

¿Qué justifica proveer infraestructura o servicios públicos bajo modalidad de asociación público-privada (APP)? En una obra pública, el Estado pone el dinero y contrata a una empresa. Los riesgos los toma el Estado. En una APP, el Estado transfiere riesgos al privado, y esto permite que su beneficio-costo o valor por dinero sea mayor al de la obra pública. Los riesgos constructivo y de financiamiento usualmente se transfieren al privado, a quien se le retribuye solo cuando el proyecto ya opera. Mantener las condiciones de competencia de la adjudicación es fundamental para preservar el valor por dinero.

Habiendo identificado una serie de debilidades que hacían que beneficios esperados de las APP no se materialicen, desde el 2014 el MEF se abocó al fortalecimiento del marco normativo e institucional de APP, siguiendo mejores prácticas internacionales. Hitos importantes fueron la creación de una “unidad APP” en el MEF, el DL 1224 o el nuevo marco de APP, y otras reglamentaciones y directivas.

Un primer objetivo era evitar que los proyectos salieran ‘crudos’ o con asignaciones de riesgos ambiguas, reduciendo la incidencia de adendas. Para ello se fortaleció la fase de planificación y formulación, incluyendo la obligatoriedad de informes de evaluación, que son casos de negocio que justifiquen la necesidad de los proyectos. También se exigió un informe de riesgos que sustente la asignación entre las partes.

Para evitar ofertas temerarias y comportamientos oportunistas, así como adendas que desnaturalicen la concesión, se limitaron las causales ‘adendables’ y se dotó de mayor transparencia el proceso mediante la publicación de los pedidos de adenda. Asimismo, el ganador debe entregar su modelo a Pro Inversión, lo cual permite conocer los supuestos usados para la adjudicación.

Cortar la práctica de contratos o adendas suscritos en la oscuridad se logró fortaleciendo las sanciones a aquellos que no cuenten con opinión previa favorable del MEF, se declaran nulos de pleno derecho y no surten efecto. Finalmente, para minimizar los riesgos fiscales se estableció la obligación de elaborar presupuestos multianuales y se creó un registro de APP. Se consolidó además el rol del MEF vía mecanismos de ‘garitas’ en etapas del proceso.

De otro lado, todo parece indicar que el Ejecutivo aceptará la adenda del aeropuerto de Chinchero. Esta rompería los principios rectores de no modificación de condiciones de competencia, valor por dinero y asignación de riesgos que caracterizan a una APP. El concesionario estaba obligado a endeudarse (tomaba el riesgo financiero) y recibir el pago del Estado cuando el aeropuerto operase (tomaba el riesgo constructivo). Ahora se quiere cambiar las condiciones. El Estado financiaría la obra y además le daría un adelanto para que arranque. Ello se explica por la imposibilidad de que la empresa ganadora presente un financiamiento razonable. Pero al financiar el Estado, esto se convierte en obra pública. Y con esas condiciones otros postores habrían hecho una mejor oferta al Estado.

El marco actual posibilita APP más transparentes y con salvaguardas. ¿El Ejecutivo lo desconocerá por intereses subalternos? La rectoría del ‘nuevo MEF’ se va a poner a prueba, su opinión es vinculante. Deberían tomar de ejemplo la opinión en minoría de la Presidenta de Ositran. Las normas e instituciones son solo tan buenas como las personas que las interpretan.

SEGURA EN EL COMERCIO EN FEBRERO

Sobre los intereses

el gobierno ha señalado que la adenda que se firmó en el Cusco le ha generado al Estado un ahorro de US$590 millones. Sin embargo, para el ex ministro de Economía y Finanzas Alonso Segura esto no es así. "Esos intereses realmente nadie se los hubiese aceptado, porque surgen de una suerte de pirámide financiera. Ni siquiera este gobierno [el del presidente Pedro Pablo Kuczynski] les aceptó esa propuesta -lo que se llama 'endeudamiento garantizado permitido'-. Se los rechazó el 25 de noviembre. Lo que viene después [de esa fecha] es lo controversial", indicó el ex funcionario.

Segura detalló qué factores considera irregulares en el financiamiento presentado por el concesionario Kuntur Wasi, y que habrían generado que el gobierno decida colocar desde el primer momento los US$265 millones necesarios para la construcción del aeropuerto.

PRIMERO

La empresa no toma un crédito por US$265 millones. Toma uno por más de US$550 millones -aunque Segura tampoco sabe por qué la diferencia-. De esta forma, la tasa de interés que se debe pagar por ese crédito, ya no es de 7% sino de 14%, porque tienes el doble del capital principal.

SEGUNDO

Kuntur Wasi habría incluido ciertos conceptos de estructuración financiera que usualmente son de responsabilidad del concesionario y no del Estado. "Inclusive, el informe de la CAF, que ellos citan [el gobierno], dice que en algunos casos esos costos están fuera de su rango de mercado. en algunos casos dice que son 20 veces lo que se cobra usualmente", señaló el ex funcionario.

TERCERO

El concesionario señaló que los intereses correspondientes a los primeros cinco años de la construcción del aeropuerto -posteriores a la etapa de movimiento de tierras- no estaban considerados en el monto que la empresa ofertó para ganar la concesión (US$265 millones), por lo que correspondía al Estado asumirlos. "Pero el Estado dijo muy claramente que sí se incorporaban", refutó Segura.

El ex titular del Ministerio de Economía y Finanzas explicó que el Estado había dicho, a través del regulador Ositran, que sobre los intereses que el concesionario obtuviera en el mercado financiero (de los bancos, por ejemplo), se debía agregar un adicional de del 2,5%. Segura afirmó que esta información fue publicada en la página web de Pro Inversión, por lo que es un documento oficial, que estaba disponible para los interesados en la concesión del aeropuerto de Chinchero.

"Eso nadie se los iba a aceptar", señaló el ex ministro en relación a la propuesta del esquema de financiamiento del concesionario. "Eso no es conforme a lo que dice el contrato [de concesión]. Y por eso el gobierno anterior dio señales muy claras de que no iba a aceptar esto y si no se ponían serios se les caducaba [el contrato]. Pero como sabían eso, no lo presentaron sino hasta el 22 de julio. Entonces, ya era tarea básicamente de este gobierno", dijo Segura. Y agregó: "El gobierno [del presidente Kuczynski] se tomó hasta fines de noviembre para tomar una decisión. No sé por qué se tomó tanto tiempo, porque era evidente que no se podía aceptar eso [el esquema de financiamiento propuesto por la empresa]".

SOBRE OFERTAS

Kuntur Wasi ganó la concesión del aeropuerto de Chinchero ya que pidió el menor subsidio al Estado: US$265 millones. Las otras dos empresas que también estaban interesados en el proyecto pidieron US$348 millones y US$411 millones. Ese monto sería reembolsado por el Estado luego de cinco años, después de que el concesionario construya el aeropuerto. Al pedir el menor subsidio, Kuntur Wasi ganó la concesión.

Sin embargo, cuando presentó su esquema de financiamiento, hizo la aclaración de que esos US$265 millones no incluyen los intereses que este monto generara por esos cinco años de gracia para el Estado.

El periodista Jaime de Althaus señaló que los otros postores argumentan que ellos sí consideraron los intereses en sus propuestas. "Justamente es un error de ellos [Kuntur Wasi]. Porque el Estado peruano se los había dicho. (...) No es culpa de Pro Inversión. (...) Esos intereses estaban considerados, [pero] ellos para ganar no los incluyeron, cuando todos los demás lo habían hecho", explicó Segura.

El ex titular del MEF también rechazó la afirmación de que el Estado exija que Kuntur Wasi deposite los US$265 millones ahora. "Eso no te dice el contrato. El contrato te dice 'acreditar', no 'depositar'. Acreditar significa que digas que tienes las fuentes de financiamiento y tengas las cartas [fianza], por ejemplo; como se hace normalmente con desembolsos diferidos, para que no haya este interés en el tiempo. Pero ellos quieren hacerlo [el deposito] hoy", dijo Segura.

SOBRE EL CONTRATO

El gobierno también ha justificado la adenda al contrato del aeropuerto de Chinchero, señalando que este contrato estaba mal hecho. "No está mal. Ningún contrato es perfecto, no vas a encontrar contrato perfecto que salga de Pro Inversión. Pero este contrato [de Chinchero] le da las herramientas al Estado para poder protegerse y hacer que se cumpla con lo que se acordó en la concesión, pero tienes que aplicarlo", dijo Segura.

El ex funcionario explicó que si la propuesta del endeudamiento era perjudicial para el Estado, éste podía rechazarla. Y efectivamente, asegura que es lo que hizo este gobierno el 25 de noviembre. "Pero una semana después, [el gobierno] plantea esta adenda sin pies ni cabeza, que ya quedó claro que quien la propuso fue el Estado. Nunca he visto que un Estado le proponga una adenda al concesionario en el que le diga: 'Yo me quiero cargar las responsabilidades y los riesgos'. Es inédito", comentó el ex funcionario.

Agregó que esta modificación vulnera el concepto de una asociación público privada (APP), y ha generado la crítica del ex jefe de APP del Banco Mundial, José Luis Guasch, y del jefe del Banco Mundial para la región andina, Alberto Rodríguez.

CIADI

El gobierno ha asegurado que cancelar el contrato de concesión podría haber originado que Kuntur Wasi denuncie al Estado ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI). Esto hubiera retrasado el inicio de obras en el aeropuerto de Chinchero.

Pero Segura no está de acuerdo. "Yo he visto varios casos del CIADI. Que te denuncien si quieren, porque nunca te van a ganar. Muestras la oferta hecha [por ellos], y los árbitros preguntarán qué pasó. Y luego [el gobierno dice que debería] esperar. [Pero] no. El CIADI es un mecanismo de compensación. Tú mandas [el caso] al CIADI y al día siguiente estás reconcursando [el aeropuerto de Chinchero]", dijo el ex titular del MEF.

COSTO DE OPORTUNIDAD

El gobierno ha restado relevancia al hecho de que se paguen los US$265 millones hoy y no hacerlo luego de cinco años. Pero para el ex ministro Segura esto sí es relevante por el costo de oportunidad en el tiempo.

"Las APP cofinanciadas normalmente tienen este cofinanciamiento [subsidio] y el diseño se hace así: yo como Estado tengo otras obligaciones en el corto plazo, tú [empresa privada] financia [el proyecto] y yo después te lo reembolso. Cuando tú lo cambias [esta asignación de responsabilidades], estás cambiando la naturaleza [de la APP],

CHINCHERO: COMEDIA DE EQUIVOCACIONES (POR JUAN MENDOZA)

La suspensión de Chinchero es lamentable. Si el gobierno está tan convencido de las bondades del proyecto, al punto que PPK ha salido a defenderlo, entonces ¿por qué suspende la firma de la adenda del contrato de concesión? Por otro lado, si el gobierno cree que el proyecto es lesivo al interés nacional, entonces debería volver a licitar el aeropuerto. La política de la ambigüedad solo confunde al ciudadano. ¿Qué hacemos con un Ejecutivo que no ejecuta?

Lo cierto es que hay objeciones de fondo a la adenda de Chinchero, concesión ganada por el consorcio Kuntur-Wasi el 2014. De acuerdo con José Luis Guasch, Alonso Segura y Patricia Benavente, entre otros, la adenda es inconveniente pues haría que el Estado corra con el grueso del riesgo de financiamiento del proyecto. En efecto, con la adenda propuesta el 80% del financiamiento sería responsabilidad del Estado. Asimismo, en la adenda se propone que el concesionario irá recibiendo los pagos a medida que avance la obra, a diferencia del contrato original en que los pagos se hacían una vez terminado el aeropuerto. En consecuencia, la adenda traslada también el riesgo de la construcción del aeropuerto desde el concesionario hacia el Estado.

Por otro lado, el concesionario sostiene que el contrato original era ambiguo en cuanto a cómo se distribuiría el riesgo financiero. En particular, el contrato no especifica la tasa de interés que se utilizará para pagarle al concesionario por su inversión una vez terminado el aeropuerto. Esta grave omisión en el contrato es la madre de las disputas entre el Estado y el concesionario.

El Ministro Thorne ha dicho que con la adenda el proyecto se vuelve una obra pública, en cuyo caso uno se pregunta para qué se necesita al concesionario. Es decir, si el Estado va a poner la mayor parte del financiamiento, además de dar un adelanto para capital de trabajo, entonces ¿Qué contribuye Kuntur-Wasi que justifique gozar del usufructo de la concesión del aeropuerto por 40 años?

Lo único cierto en esta comedia de equivocaciones es que el Cusco seguirá esperando por un nuevo aeropuerto.

En mi opinión la adenda cambia sustantivamente el contrato original a favor del concesionario y en desmedro del Estado. La razón es que, con la adenda, el Estado aporta más al proyecto y corre más riesgos sin obtener beneficio aparente. Además, si el Estado fuese a licitar Chinchero con condiciones tan atractivas para el concesionario como las propuestas en la adenda, sin duda recibiría mejores propuestas que las que recibió en la licitación original del 2014.

Las APP solo deberían utilizarse cuando la colaboración público-privada genera menores costos, mayor eficiencia o menor riesgo para el sector público. Chinchero y muchas otras APP no parecen satisfacer estos criterios. Más aún, la mayoría de las adendas parecen sistemáticamente favorecer al privado y perjudicar al sector público. Ello parecería ocurrir al menos por dos factores. En primer lugar, hay serias deficiencias en el diseño de las licitaciones, como por ejemplo el no especificar la tasa de interés en el contrato de Chinchero. En segundo término, algunos postores privados estarían lanzando ofertas económicas bajas para ganar el concurso para luego cambiar las condiciones del contrato a su favor, a sabiendas que los funcionarios públicos tendrán reticencia a no aceptar las adendas por temor a demorar los proyectos.

¿Cómo así el Estado de los años 50 y 60 fue capaz de construir aeropuertos, carreteras y plantas de agua sin APPs? ¿Cómo así el Estado de hoy, con muchos mayores recursos, parece incapaz de construir infraestructura sin que haya sospecha de ineficiencia o corrupción?

FINALMENTE

Hay mucho mas sobre el tema, como lo que señaló Vizcarra que se asesoró con la Contraloría y la CAF y que esta le dio un “ ahorro menor” y patati patatan; con lo que recientemente espetó el presidente que haría un Voto de Confianza por su ministro y vicepresidente y luego reculó y dijo que se adelantó. Asimismo Vizscarra dice que si denunciaba el contrato no se podía hacer nada en Chinchero( ni el movimiento de tierras) cosa que Segura señala que ir al CIadis no anula que tu sigas con la obra. Esto es algo a dilucidar, porque cambiaria eso de que denunciar el contrato e ir al Ciadis nos difiere la obra al menos en 4 años.

Pero quiero yo sólo demostrar que esos US$ 590 millones son un enorme bluff.

¿ COMO SALE ESA CANTIDAD?

Aunque a usted le parezca mentira: de la suma de los 60 pagos trimestrales nominales iguales que se harán en 15 años, pues el contrato señala que por esos US$ 265 millones ;donde el proceso de construcción e implementación del aeropuerto durará 5 años, el estado no pagaba nada como gracia financiera del préstamo . Y esto pues el movimiento de tierra presupuestado son de unos US$ 140 millones, pagados por el estado y que duraría 2 años para 25 millones de metros cuadrados y luego en los tres años restantes se construyen los terminales; la pista de aterrizaje , la torre de control y los edificios de apoyo.

En otras palabras la suma de todos los pagos del estado durante esos 15 años y por 60 cuotas iguales suman los benditos US$ 590 millones. Con esa lógica si el financiamiento hubiera sido a 30 años de repago, esa cantidad aritméticamente sería mayor y por ende para PPK y sus asociados el ahorro también mayor, lo cual es una locura.

TAL VEZ SEA OK ARGUMENTAR

Pero simplemente para entrar a lo aritmético, lo que se denomina nominal o corriente y no tomar para nada cálculos de matemáticas financieras que implican valores presente y todas esas fórmulas que acompañan a los cálculos actuariales; imaginar que te prestan 100 millones de soles para una empresa exportadora que genera dólares. Y que cada año pagas 10 millones de soles de interés anual y por 30 años .En consecuencia los intereses nominales suman S/300 millones en todo ese periodo del repago. Es decir S/10 millones por 30 años sólo de intereses . De la noche a la mañana se les ocurre a los Administradores de la empresa , que querían ese préstamo ,pagar al contado los S/100 millones, sin aún tomar el préstamo. Y le dicen a su directorio que han entonces ahorrado S/ 300 millones. ¿Alguien me explica la reacción de los miembros de ese directorio? Ojo en el repago, vale decir la cuota anual que nos hemos imaginado de intereses y amortización del capital , hay lo que se llama el escudo fiscal, pues esos 10 millones por año y la amortización del capital, se contabilizan como gasto y reducen utilidades ; amén de que la probabilidad de una devaluación en el tiempo es enorme .

Pero para PPK la suma aritmética de los repagos de 15 años con 5 de gracia es Ahorro. Ah y para la CAF era de US$ 467 millones; según el propio Vizcarra que fue a ellos en consulta. De repente hasta le cobraron al estado (MTC) por esa tontería.


Escrito por

dennis falvy

Economista de la Universidad Católica con un master en administración en la Universidad de Harvard; periodista en economía .


Publicado en